5 consejos de seguridad para utilizar la bicicleta en la ciudad

5-Consejos-De-Seguridad-Para-Utilizar-La-Bicicleta-En-La-Ciudad

Sigue estos consejos para utilizar la bicicleta en la ciudad, y no morir en el intento… literalmente.

Utilizar la bicicleta en la ciudad, o en otras palabras usar la bicicleta como medio de transporte urbano, es un objetivo al que todos deberíamos apuntar. Ello, porque utilizarlas mejora nuestra salud y hace de nuestro entorno un sitio mejor para convivir en sociedad. Los beneficios son infinitos.

Sin embargo, siempre debemos tener presente que para no morir en el intento, debemos utilizar las bicicletas siempre de forma defensiva, entendiendo que cualquier impacto será directamente en nuestro cuerpo. Y en ese momento, estimado amigo o estimada amiga, si teníamos o no razón en la disputa del tránsito puede ser una triste anécdota.

Por ello, para que el tránsito en nuestras ciudades sea más seguro y agradable para todos nosotros, ciclistas y no ciclistas, aquí les dejamos 5 consejos para que utilizar la bicicleta en la ciudad sea un verdadero placer y logremos disfrutar de todos sus beneficios.

1. Utiliza las bicicletas y conduce de manera defensiva

El primero de todos los consejos es uno de los más importantes para utilizar la bicicleta en la ciudad. Es una regla muy simple y que nos permite llegar a casa a salvo todos los días. Hacemos referencia a utilizar la bicicleta de forma defensiva. Básicamente, cuidarnos al pedalear.

No interesa si tenemos derecho, prioridad o razón en la discusión. A veces perder la batalla nos permitirá ganar la guerra. Esta es una regla de oro que siempre debemos recordar.

Así, si estamos llegando a un semáforo en verde o a un cruzamiento en el que tenemos prioridad, la recomendación es cruzar con precaución. Nunca sabemos cuándo encontraremos a un loco al volante o -por qué no- a un despistado del momento que sin querer cruzó un semáforo en rojo. Todos tenemos un mal día y cometemos errores. Somos humanos, ¿verdad?

De igual modo, si vemos que hay un vehículo con un conductor un poco nervioso que desea adelantarnos, amén de que tengamos la preferencia o la prioridad, a veces es mejor hacerse a un costado y permitirle a dicho ciudadano seguir con su día de estrés. Sí, es verdad que teníamos todo el derecho de seguir en nuestro camino y a nuestro ritmo. Pero también es verdad que todos nosotros queremos, el día de mañana, seguir sintiendo el aire en nuestra cara mientras pedaleamos por la ciudad, ¿verdad?

2. En línea con la conducción a la defensiva, evita correr riesgos innecesarios

Manejar a la defensiva también significa evitar correr riesgos innecesarios en nuestra bicicleta. Si existen varios caminos para ir al sitio que deseamos ir, elegir aquel que ofrezca mayores seguridades es una decisión brillante.

Evitar grandes avenidas, circular a altas velocidades en sitios con muchos vehículos, estar atentos a los vehículos estacionados ya que siempre puede abrirse una puerta, son algunas de las cosas que nos permitirán llegar a casa a salvo.

Por ejemplo, al cruzar una avenida, ruta o autopista donde no exista un paso específico para bicicletas o peatones, hacerlo a pie con nuestra bicicleta al lado es mucho más seguro que hacerlo pedaleando.

En otras palabras, si tienes dudas o sientes que puedes exponerte al peligro, es mejor pensarlo dos veces y buscar una mejor alternativa. Como decía mi madre, más vale perder un minuto en la vida que la vida en un minuto.

3. Utilizar la bicicleta en la ciudad es mejor con accesorios

Hay accesorios que son obligatorios y hay accesorios que no lo son. También mucho depende del país y de la normativa aplicable. Pero lo cierto es que utilizar determinados accesorios nos permitirán contar con más chances de llegar a salvo a casa.

Por ejemplo, el uso de casco en la ciudad. Si bien estamos convencidos que el casco para bicicletas no debe ser obligatorio, es sin lugar a dudas una decisión recomendada. Lo mismo sucede con el uso de guantes y cualquier otro elemento de seguridad que nos permitan ver y sobre todo ser vistos.

Así, y en estos ejemplos sí que debería ser obligatorio además de recomendado, el uso de luces delanteras y traseras, elementos reflectantes, espejos retrovisores, etc., bocina o claxon. Estos accesorios para bicicletas nos permitirán que los demás vehículos, bicicletas y peatones nos vean y nos permitirán también ver por dónde estamos circulando, de modo de evitar pozos y cualquier elemento que pueda estar obstruyendo el paso y signifiquen un peligro para nuestra integridad física.

4. Respeta el espacio de los demás

Utilizar la bicicleta en la ciudad tiene derechos y obligaciones. Así como los vehículos de mayor tamaño deben velar y cuidar a los vehículos más pequeños, las bicicletas o los ciclistas debemos cuidar de los peatones. Por ello, debemos evitar circular por las aceras y cuando circular por ellas sea inevitable o incluso esté permitido, pues hacerlo sabiendo que la prioridad es de los peatones y que la velocidad de circulación debe ser reducida.

Del mismo modo, cuando circules por una ciclovía, hazlo a una velocidad acorde al tráfico de bicicletas, tamaño de la ciclovía y condiciones climáticas. Y cuando lo haces por la calle, recuerda que los vehículos deberán adelantarnos a 1,5 metros de distancia lateral mínima.

Y siempre circula en lo que se conoce como fila india. Es decir, una bicicleta de cada vez, una atrás de la otra. No ocupar todo el carril, ciclovía, acera, etc., cuando circulamos en grupo. Permitamos que todos podamos circular libremente, respetando y haciéndonos respetar. Dando siempre el ejemplo.

5. Mucha atención al circular con niños en bicicleta por la ciudad

Esto merece un capítulo aparte, y seguramente en CicloMag, la revista de bicicletas en español, realizaremos un artículo específico de este asunto. Pero mientras tanto, recordar prestar mucha atención al cuidado de nuestros niños cuando decidimos utilizar la bicicleta en la ciudad junto con ellos.

Cuando los llevamos en los asientos destinados para este tipo de uso, pues bien, que utilicen los accesorios de seguridad mencionados en el punto 3 de este artículo, y extremar todos los consejos mencionados en los otros consejos. Ser aún más precavido y cuidadoso en la conducción.

Cuando los niños circulan en bicicleta, que siempre lo hagan acompañados y solamente en sitios permitidos y que no configuren riesgos innecesarios. Siempre circular detrás de ellos, para no perderlos de vista y ajustar nuestro ritmo al de los pequeños de la casa. Y cuando sea necesario, circular a su lado, ubicándonos del lado del peligro, protegiéndolos y evitando que en un descuido circulen por donde no deberían. Esto aplica a un paseo en bicicleta por la ciudad, dejando los niños del lado de la acera o en un parque, ubicándonos entre por ejemplo un acantilado y el niño en bicicleta.

Written By
More from CicloMag

Transmisión en vivo del Giro de Italia 2014 por Internet

Si eres de los que dice yo quiero ver el Giro de...
Read More