Te contamos cómo lavar la bicicleta en 6 pasos

Para lavar la bicicleta no olvides hacerlo con cuidado y utilizando los productos adecuados para no dañarla.

Algunos las utilizamos todos los días, otros -en cambio- utilizan sus bicicletas para divertirse los fines de semana, cuando salen a recorrer diferentes caminos. Cualquiera sea el caso, las bicicletas se ensucian y deben ser lavadas. Algunas veces, hasta se llenan de barro o lodo y lavarlas es indispensable. Pero, ¿sabes cómo lavar la bicicleta? ¡Nosotros te lo contamos!

Si no sabes cómo lavar la bicicleta, no te preocupes. Lo primero que debes hacer es perder el miedo, ya que no existe una técnica única ni es un procedimiento complejo o difícil de realizar. Cualquiera puede lavar su bicicleta. Solo debes prestar atención y evitar utilizar productos abrasivos o elementos que dañen la pintura o cualquier otro componente o accesorio de la bicicleta.

Como Lavar la bicicleta en 6 pasos

Paso número 1 para lavar la bicicleta: El Prelavado.

El primer paso para lavar la bicicleta es bien simple sencillo y fácil de realizar. Si bien siempre es importante realizarlo, se hace más evidente cuando el lodo o el barro la cubre por completo, o en diversas zonas donde las bicis suelen recoger tierra, agua y demás residuos.

Se trata -sencillamente- de quitarle todo el lodo o barro únicamente con agua. Utiliza una manguera de jardín y utiliza su presión para quitar todos los residuos, barro, lodo e impurezas. Esto nos permitirá evitar rayar la pintura del cuadro y dañar algunos de los componentes y accesorios de nuestra bicicleta.

Tal vez pienses que por no tener barro, este paso no sea necesario. Sin embargo, existen algunas piedras, arenas o arenillas de un tamaño tan pequeño que no las podemos ver, pero que al lavar la bicicleta pueden provocar el efecto que buscamos evitar con este paso. Nuestra recomendación es que lo hagas siempre. No pierdes tiempo y el trabajo final será mucho mejor.

Como lavar la bicicleta agua y jabon

Paso número 2 para lavar la bici: El Enjabonado

Una vez que has eliminado todo el lodo o barro e impurezas de la bicicleta, y que ya has desengrasado la cadena y transmisión, deberás -ahora sí- lavar la bicicleta. Y es en este punto que muchos de nosotros nos preguntamos alguna vez: ¿con qué producto lavo la bicicleta? Y la respuesta es sencilla: Agua y Jabón.

Lo cierto es que los disolventes y productos químicos que se utilizan en algunos casos, pueden dañar -de forma irreparable- no solamente el cuadro, sino -además- algunos componentes. Los daños que le puedes causar utilizando estos productos son estructurales, mecánicos, estéticos o cosméticos. Así que recuerda, para lavar la bicicleta utiliza agua y jabón.

Para el lavado, utiliza una esponja y recorre todos los rincones de la bicicleta, siempre desde arriba hacia abajo; ya que esto evitará ensuciar el área lavada con los residuos de la que te encuentras lavando.

Para lavar la bicicleta, también puedes utilizar diferentes tipos de cepillos. Ten cuidado a la hora de elegirlos y dónde utilizarlos. Un cepillo más duro puedes utilizarlo en las ruedas, o en la cadena y transmisión, pero nunca en el cuadro, donde puedes dañar la pintura.

Como lavar la bicicleta desengrasantes

Paso número 3 para lavar la cleta: El Desengrase.

Existen algunos casos en los que la cadena, y la transmisión en general, aún mantienen suciedades acumuladas en la lubricación. El agua y jabón no resultaron suficientes para continuar con el lavado.

Como debes saber, las partes móviles de metal requieren lubricación para su buen funcionamiento. Así, la cadena -uno de los componentes más importantes para el buen funcionamiento de la bicicleta- requiere un mantenimiento periódico para brindar un excelente trabajo de tracción, sin desgastar las piezas, y mejorando su vida útil.

Esta lubricación, sin embargo, ayuda a que la tierra y arena se pegue a ella. Situación que se ve incrementada cuando la lubricación realizada anteriormente resultó excesiva.

Tal como mencionamos, el agua y jabón que utilizamos para lavar el resto de la bicicleta no han resultado suficientes. Entonces, ¿qué puedes utilizar para lavar la bicicleta cuando no le has quitado toda la grasa y lubricación a la cadena y transmisión? Pues, olvida los productos químicos abrasivos y elige algún limpiador anti-grasas cítrico.

Pero limpia con mucho cuidado de no contaminar otros sitios. Y en particular, evita el contacto de este producto con las pastillas de freno, cualquiera sea el sistema que tenga montado la bicicleta. El cuidado y atención debe ser mayor aún, si los frenos son de disco, hidráulico o mecánico.

Existen personas que este paso lo realizan con una solución más hogareña. Sustituyen el limpiador anti-grasas cítrico con parafina o kerosén o queroseno. El resultado es muy bueno también, pero deberás aumentar el cuidado y la atención. A todos los cuidados que debes tener con el limpiador cítrico, debes agregarle la obligación de utilizarlo en zonas ventiladas. Por su complejidad en el manejo, no lo recomendamos.

Como lavar la bicicleta enjuague

Paso número 4 para lavar la bici: El Enjuague.

En este paso, nuestra bicicleta está cada vez más limpia. Pero debemos quitarle todos los restos y residuos de jabón y productos desengrasantes que se hayan utilizado.

Para lograrlo, toma nuevamente la manguera de jardín, y con mucha paciencia, comenzando por la parte superior de la bicicleta, vas quitando todos los productos mencionados. En esta oportunidad también puedes ir controlando que no hayan quedado sitios sin lavar, ya que con la esponja, el agua y el jabón lo puedes solucionar fácil y rápidamente.

Ten el cuidado de enjuagar a consciencia y discreción. No queremos que ningún resto de los productos utilizados, tierra, arena o ningún elemento extraño -cualquiera sea su especie- continúe en nuestra bicicleta.

Paso número 5 para lavar la bicicleta: El Secado

Este paso es simple y sencillo. Luego de lavar la bicicleta, toma una toalla o un retazo de tela capaz de absorber el agua y que no sea abrasivo, y pásalo por todos los rincones de la bicicleta. Notarás que ella queda brillante, ¡como nueva!

Evita utilizar esta misma tela en la transmisión, ya que es posible que hayan quedado restos de grasa y -en definitiva- terminas ensuciando nuevamente la bicicleta. También puedes utilizar un compresor, que permita secar el sistema de transmisión con aire.

Asimismo, cuida todos y cada uno de los tornillos, tuercas, juntas, codos y rincones que la bicicleta pueda ofrecer en su diseño. No deben quedar restos de agua por ningún lado. Recuerda secar muy bien -y en toda su extensión- a las maromas o cables de los frenos y las marchas de tu bicicleta.

Como lavar la bicicleta lubricante

Paso número 6 para lavar la cleta: La Lubricación.

¡Ya tienes la bicicleta limpia! Sin embargo, aún no has terminado el trabajo de lavar la bicicleta. Lo cierto es que por más que ella se vea limpia y pronta para la acción y la aventura, aún queda un último paso del proceso de lavado de la bici.

Recuerda que le has quitado toda la lubricación, y que para que la bicicleta funcione correctamente debe estar lubricada correctamente. Por esta razón, el último paso para lavar la bicicleta correctamente, es el lubricado.

En este contexto, lubrica la transmisión y la cadena cuidadosamente con aceite o lubricante apto para cadenas de bicicletas. Evita excederte en la cantidad. Un poco es suficiente. Luego -incluso- puedes utilizar un retazo de tela para quitar los excesos de lubricante.

Tampoco olvides lubricar correctamente las maromas o cables de los frenos y las marchas, en especial dentro de la manguera de protección.

¡Ahora sí! Ya tienes tu bicicleta pronta para el próximo paseo. Lavar la bici es un proceso rápido, simple y divertido. Un cuidado fundamental para el buen desempeño de tu bicicleta.

Ahora que sabes cómo lavar la bicicleta, ¿irás a lavarla y dejarla pronta para la próxima aventura?

Tags from the story
,
Written By
More from CicloMag

Las bicicletas de madera exclusivas de Sueshiro Sano

Sanomagic: arte, elegancia y exclusividad en bicicletas de madera. Las bicicletas de...
Read More